content top

No Puede Haber Margen para Errores

Por Elsa Torres  (Articulo publicado en www.industriaalimenticia.com)

En el mundo de los productos alimenticios, una crisis se define como un quebrantamiento del negocio que puede estimular la intervención regulatoria y costosas medidas para remediarlo. La investigación puede traer como consecuencia estar en la mira de las entidades que controlan el cumplimiento de las normas y el público, lo cual puede afectar las operaciones normales de la empresa y llevar a consecuencias políticas, financieras y un impacto gubernamental para el negocio.

Sabemos que existen algunas causas fuera de control como los Actos de Dios, tenemos el ejemplo del Huracán Katrina que azotó a Nueva Orleáns, Estados Unidos y cuyas consecuencias, después de año y medio, aún son devastadoras. Una de las industrias más afectadas, fue precisamente la de sus famosos restaurantes.

Otras que se pueden prevenir como los problemas mecánicos, equipos de proceso que pueden fallar, refrigeradores que no funcionan adecuadamente, etc. Los errores humanos, contaminación cruzada, descuidos, malos hábitos de higiene y falta de comunicación. Abuso en el tiempo de exposición o falta de cocción de los alimentos o manejo equivocado, tanto de materias primas como alimentos procesados.

Otros pueden ser equivocaciones del equipo directivo a la hora de tomar decisiones, por ejemplo: ignorar o desviar deliberadamente las regulaciones, poca atención a los detalles, olvidar el refuerzo de las normas e ignorar las señales que generalmente se presentan. Lo más destructor son las crisis que se presentan de repente sin haber presentado ninguna manifestación. Estas son las que presentan un mayor impacto en la empresa porque no se estaba preparado para afrontarla.

Así también sabemos que la contaminación biológica es un fenómeno que se presenta por la invasión de microbios patógenos durante el proceso de elaboración, la manipulación, el transporte y la distribución de los alimentos, u originada por el mismo consumidor.

No podemos olvidar la contaminación química que se debe a la presencia de elementos o sustancias químicas provenientes de desechos de actividades humanas, de la adición deliberada de sustancias a los alimentos o sustancias tóxicas de origen natural, que convierten a un alimento en peligroso para la salud. Este tipo de contaminación puede ser causada por varias circunstancias, una de ellas la presencia de metales pesados, por lo general tóxicos, en bajas concentraciones. Los principales son: plomo, mercurio, cadmio, cobalto, estaño y manganeso. Los pesticidas (plaguicidas, biocidas o agro tóxicos), que son diversas sustancias químicas usadas para el control de plagas (ratas, insectos, hongos, etc.) como carba matos, insecticidas órgano clorados, insecticidas órgano fosforados, fungicidas herbicidas, utilizados en los cultivos y algunos muy peligrosos como el DDT.

También son altamente perjudiciales a la salud del consumidor los restos de medicamentos y sustancias de crecimiento aplicados a los animales, como antibióticos y hormonas. Los aditivos utilizados para preservar y colorear los alimentos y las sustancias tóxicas naturales como mico toxinas, biotoxinas y alérgenos pueden ser la causa de problemas que provoquen una queja del consumidor.

Las causas de contaminación son interminables, por ello las empresas modernas tienen que estar siempre preparadas con la estrategia adecuada para responder ante una queja menor o una crisis mayor.

El manejo de quejas y crisis es más un arte que una ciencia. Y, ¿qué se puede hacer cuando estos se presentan? La respuesta puede ser muy amplia y muchas son las cosas que se pueden hacer tanto para prevenirlo como para enfrentar la crisis. Pero lo principal y lo más adecuado es responder de inmediato y que sea la empresa la que informe a las autoridades sanitarias locales. Sea ante todo, imparcial, sincero y coopere en todo momento y en todo sentido. Considera la queja o el problema, cualquiera que sea su magnitud, como una herramienta de aprendizaje.

Pero todo esto se puede prevenir. Con los sistemas de asepsia más adecuados, implementando los sistemas HACCP y estando al día con las técnicas de aplicación de limpieza, controles de laboratorio más eficientes y económicos, algunos de estos temas se trataran en nuestra primera conferencia por Internet Gratis, “Normas Globales de Inocuidad Alimentaria” es el titulo de la conferencia que se presentará el jueves 26 de agosto a las 12 pm tiempo del Oeste, 11 de la mañana tiempo del Centro.

No pierda la oportunidad de asistir a esta importante fuerte de información desde su computadora. Todo lo que tiene que hacer para participar es entrar a www.webinars.industriaalimenticia.com ahora mismo. Esta conferencia estará a cargo de M. en C. Mario Pineda, a quien le podrán hacer preguntas después de la presentación.  

No permita que una crisis arruine el nombre y la reputación de su empresa, las crisis no ocurren solamente en América Latina, ocurren en todo el mundo y a todo nivel, por ello tome todas las medidas y manténgase al tanto de los sistemas y regulaciones que lo pueden proteger.



Comments are closed.